BLOG DE MASCOTAS

¿Tu mascota le tiene miedo al veterinario? Enséñale a vencerlo

Solo basta con que nos acerquemos a la puerta de la veterinaria, para que mi perrito se siente en el suelo y haga hasta lo imposible para que no entremos. ¿Te ha pasado? Algunas mascotas le temen al veterinario sin razón o por motivos perfectamente superables. Si quieres saber cómo resolver esta situación, sigue leyendo.

 

 

El miedo del perrito varía y depende de su carácter. Es difícil hacerle entender que el veterinario está ahí para ayudarlo y asistirlo, tu mascota solo ve ese lugar como un espacio con un olor extraño, con otros animales desconocidos y donde será manipulado o pinchado por unas manos extrañas. Es decir, una mala experiencia.

 

 

Aquí van los 7 tips para que tu perro pierda el miedo a ir al veterinario.

 

 

  1. Visitas más frecuentes. Si las visitas al veterinario son más habituales, más cortas y placenteras, el perro se irá acostumbrando a ellas, aunque solo entres a saludar al personal de la clínica veterinaria, ese pequeño momento servirá para que tu mascota se acostumbre poco a poco.
  2. El trayecto en carro. Tienes que lograr que tu perrito no asocie el hecho de subirse al carro con ir al veterinario. Transpórtalo en el vehículo también para ir a otros lugares.
  3. Muéstrale calma. Tu nerviosismo podría contagiarlo ya que ellos siempre nos vigilan e imitan todas nuestras actitudes.
  4. Premios. Puedes darle un premio muy sabroso cada vez que entren a la veterinaria o mientras están en la sala de espera, durante la consulta, al salir, etc.
  5. Dejarse tocar. Hay perritos a los cuales no les gusta ser tocados; por eso, cuando van al veterinario les resulta traumático que ese sujeto los toque. Para que eso no pase, debes acostumbrar a tu mejor amigo a juegos de contacto, caricias, etc.
  6. Masajes. Unos masajes en las patas, en el cuello, a lo largo de toda su columna vertebral o en la parte trasera de las orejas, harán que tu perro se tranquilice. Debes hacerlo antes de entrar al veterinario.
  7. Visitas a domicilio. Con el fin de que se sientan más seguros en su entorno y evitarles malos ratos, puedes recurrir a la visita médica veterinaria a domicilio.

 

 

Estamos seguros que con estos tips, tu mascota se tranquilizará y dejará de pasar un mal rato en sus necesarias visitas al veterinario. ¡Suerte!

Dejanos tu comentario